martes, 18 de agosto de 2009

VALLE SAGRADO DE LOS INCAS Y ALREDEDORES DE CUZCO

A las afueras de Cuzco se levantan las grandes obras del imperio incaíco. Restos arqueológicos, con sus sendas excavaciones, jalonanel camino. Templos, recintos murados, palacios, terrazas, etc, formaban un conjunto de edificaciones que articulaban el territorio cercano a la capital del mundo. Es el llamado Valle Sagrado, el cual es imposible de onocer bien en un solo viaje. Me quedé sin ver algunos conjuntos arquoelógicos muy interesantes como Maras o Moray, la iglesia de Chinchero, y otros lugares encantadores. Veamos algunos de ellos.

Saliendo de Cuzco: C`Orao, los camélidos y sus cuidadores abundan en el camino.
Valle Sagrado, valle del río Urubamba, con sus cumbres nevadas al fondo.

Terrazas escalonadas (bancales) en Pisac.
Montaña frente al palcio de Oyantaytambo. A la izquierda, a la mitad de la foto se puede apreciar la cara de un dió esculpida. En la siguiente foto se verá el detalle.
Detalle del dios del viento, el que se aprecia en al foto anterior.
En el extemo izquierdo superior de la montaña, si nos fijamos bien, se puede apreciar el perfíl del inca, con su penacho de plumas incluido.
Muro ciclópeo, típico de los incas, en Sacsahuaman, a las mismas afueras del Cuzco. Obsérvese cómo los muros y sus grandes sillares no contienen argamasa que les sujete. Es una vieja técnica inca que engarzaba esos sillares con entrantes y salientes para evitar su caída ante terremotos.
Sacsahuaman, 2.
Como ya dije, es imposible ver todas, y con buen nivel intelectual, las ruinas icaícas. El día del Valle Sagrado llegué ya de noche a Chinchero, una joya del barroco peruano por sus pinturas al fresco en sus paredes, pero pude ver otra al dia siguiente, a la cual tenía muchas ganas. Un día hice amistad con un limeño que tenia un hermano médico en la zona y me invitó a ir en su coche a unos 35 kms de Cuzco: Andahuaylillas. Antes, pudimos hacer una parada y visita a Tipón, lugar muy interesante al poder admirar sus cascadas. Veamos las fotos de ese día.
Tipón 1.

Tipón 2. Tipón 3.
Y por fín... el capricho que anhelaba: la iglesia de Andahuaylillas, la "Capilla Sixtina del Perú". La verdad es que es un poco exagerada la afirmación pero, la verdad, es un templo de gran belleza. Sus paredes interiores están por completo decoradas al fresco. La achada no es bonita pero el interior es impresionante. Al no poder hacer fotos pues recomiendo el lugar donde la descubrí y me dejó admirado y con ganas de verla "in situ": arsvirtual.com. Si entráis en esta dirección de la fundación Telefónica, podréis entrar "virtualmente" en ella y caminar, con el ratón en la mano, por su interior. Merce la pena ver esa dirección, donde también hay trabajos sobre la catedral cuzqueña y otras obras de Latinoamérica, Marruecos y España. En ella se explica, con detalles, los cuadros de los artistas quiteños yuxtaponiendo las imágenes crisitianas españolas con las paganas de los quechuas.
Iglesia de Andahuaylillas.
Pues nada, tras esta entrada ya me van quedando por publicar acá: Arequipa, el Colca, y Lima.

7 comentarios:

Cayetano dijo...

Curiosos los bancales para aprovechar mejor la tierra e impedir que las arroyadas se lleven el suelo orgánico. Veo que es típico también de allí.
Lo del aparejo sin argamasa ya nos habían ofrecido un adelanto nuestros amigos blogueros peruanos. Tú lo has podido comprobar en vivo y en directo. Buscar las piezas adecuadas que encajen bien debe ser un trabajo laborioso.

Mª Mercè dijo...

Una de las cosas que más me sorprendió, en mi reciente viaje a Perú, fue lo del encaje de las piedras para levantar esos enormes muros con esas grandes piedras.

En la mayoría de los encajes no cabía ni una alfiler. Genial!

Saludos!

Eva Maria dijo...

Juan he tenido la oportunidad de viajar al cuzco el año pasado con mis alumnas, es una ciudad que deja con la boca abierta a cualquier visitante pues es impresionante la misma ciudad y que decir de las tantas ruinas arqueologicas que hay.
Estar unos dias en cuzco es poco tiempo para conocer las tantas maravillas que hay espero volver pronto, pero ya sin huahuas.
Saludos Juan.

Juan dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios amigas catalana y peruana. El Cuzco... ya no tengo palabras para describirlo. Es único. A los amigos que les enseño las fotos se quedan boquiabiertos. Yo también espero volver pronto y...sin alumnos jajajaja.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

el término bancal se utiliza también en la Mancha, aunque aquí claro no se refiere a las terrazas escalonadas sino a las parcelas de labor...
En cuanto a los muros ciclópeos verdaderamente impresionante, yo conozco las de Micenas, y uno no deja de preguntarse como conseguirían mover semejantes volúmenes y pesos con esa precisión, no es extraño que los griegos clásicos se lo achacaran a los cíclopes.

Lo de no dejar hacer fotos es algo que me cabrea de sobre manera, ya que cuando llega el personaje de turno, sobre todo si es político se saltan la protección por el forro ... estoy cansado de ver a políticos retratándose en el Prado... a mi me suena a ya te vendo yo las postales... simple mercantilismo disfrazado de protección de las pinturas.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

... por cierto genial la página de las visitas virtuales, me que curado la morriña conquense recorriendo la catedral...

una pregunta, los rostros en la montaña ¿son casualidades naturales o se hicieron adrede?

Juan dijo...

En efecto José Luís, los incas eran unos genios. Respecto de las fotos interiores pues...qué te digo, pues que ya se me van olvidando, de tantos y tantos interioes que ví. Una pena lo de no dejar sacar fotos de ninguna manera, con o sin flash. Toda la razón en eso de que lo hacen para venderte postales y la conservación lo dicen para quedar encima bien. Me alegro de que te haya gustado la página de arsvirtual.com, a mí, perticularmente, me encanta, y muchas veces me meto en ella.
Muy buena pregunta la última que formulas. Imagino que serían algo talladas, porque es mucha casualidad el capricho de la naturaleza. Lo que es un misterio, es cómo los incas vieron un hombre blanco: barba y rasgos que más recuerdan a un dios heleno o romano, antes de que llegasen esos hombres blancos con los Pizarros and company.
Muchas gracias por tus buenos comentarios.
Juan Pedro.