sábado, 29 de mayo de 2010

LA GUERRA HISPANO-SUDAMERICANA (II): PERSONAJES PRINCIPALES

Analizamos en esta segunda entrada de la guerra hispano-sudamericana de 1866 a ocho protagonistas de la contienda. Al ver sus biografías citaremos algunos acontecimientos que ya los veremos y explicaremos en la tercera, en que veremos el desarrollo militar. Algunos de estos acontecimientos se exponen en negrita y cursiva. De momento nos acercamos a esas ocho personas, sus trayectorias vitales y políticas. Cuatro personajes peruanos y cuatro españoles. Tres presidentes peruanos, una reina española, un ministro peruano, un presidente de gobierno español y dos marinos tambien españoles. Entre ellos dos víctimas.
Juan Antonio Pezet.
Juan Antonio Pezet Rodríguez
Lima, 1809-Chorrillos, 1879.
Un presidente apaciguador
Nieto de un francés establecido en la Lima colonial de mediados del siglo XVIII, e hijo de un héroe de la independencia. Se alistó en el ejército de San Martín desde 1821. estuvo en las batallas de Junín y Ayacucho. Luchó posteriormente en la guerra contra la confederación peruano-boliviana.
En 1863 es presidente del país. Ese año se inició la escalada de incidentes que llevaron a la guerra, pues en agosto se dió el incidente de Talambó. En abril de 1864 se produce la ocupación de las islas Chinchas. En febrero de 1865 se firma el tratado Vivanco-Pareja. Finalmente en abril es expulsado ante la rebelión arequipeña de Ignacio Prado.
Pedro Díez-Canseco.
Pedro Díez-Canseco Corbacho
Arequipa, 1815-Chorrillos, 1893.
Presidente interino
Nacido en una familia criolla altoburguesa de origen español. Tuvo entre sus descendientes ilustres a su bisnieto Fernando Belaúnde Terry, presidente peruano a finales del siglo XX. En 1863 ya fue presidente interino antes de Pezet. En octubre de 1865 ataca Lima y la asalta por la Puerta de Guadalupe (actual Paseo de la República). En noviembre asaltó el palacio presidencial tras un duro combate. Al no ser beligerante abiertamente contra España, la presión popular logró deponerle y situar a Prado en la presidencia. En 1868 volvió a ser presidente unos meses.
Mariano Ignacio Prado.

Mariano Ignacio Prado Ochoa
Huánuco, 1826-París, 1901.
El presidente de la guerra
Expulsado del ejército por sus críticas políticas, llegó a ser diputado por su provincia y luego prefecto de Arequipa en 1858. Se sublevó en Arequipa contra el tratado Vivanco-Pareja el 28 de febrero de 1865. El dos de mayo de 1866 era el opresidente de la nación. En 1868 dimitió. Volvió a la presidencia en 1876 y tuvo que hacer frente a otra guerra: la chileno-peruano-boliviana. En pleno desarrollo de la guerra viajó a París a comprar material de guerra para el maltrecho ejército peruano ante un Chile mucho más poderoso. Nicolás Piérola le derroca en la ausencia. Tres de sus hijos murieron en la guerra contra Chile.
José Gálvez
José Gálvez Egúsquiza
Cajamarca, 1818-El Callao, 1866.
La víctima ilústre del Perú
Destacó como filósofo y psicólogo. En 1855 es rector del célebre Convictorio de San Carlos, donde realizó reformas educativas importantes. También llegó a ser decano del Colegio de Abogados de Lima. En 1865 es secretario de guerra. En ese puesto organizó las defensas ante el ataque español. Una bomba española destruyó la Torre de La Merced, el día del combate del dos de mayo de 1866.
Isabel II
Isabel II de Borbón
Madrid, 1830-París, 1905.
La reina castiza y fuera de épocaReina mediocre y tan impopular como su padre Fernando VII. Manejada por una camarilla corrupta. Tuvo una educación cultural deficiente y una vida personal de desgracias: boda con un homosexual, expulsión de España con 38 años en 1868, muerte temprana de su hijo, el rey Alfonso XII, y muerte en el exilio parisino. hasta los trece años fue regentada en su minoría de edad: 1833 a 1844. Entre 1844 y 1868 se dió su reinado efectivo. A pesar de todo fue un reinado con gran auge económico y en el que desmonta el Antiguo Régimen y se asientan las bases del desarrollo industrial. Desde 1866 se quiebra ese desarrollo y se descompone su reinado, cayendo en 1868.
La política exterior intentó acompasarse al imperialismo de esos años que se daba en la Europa burguesa e industrial: guerra en Marruecos, entrada en Guinea Ecuatorial, recuperación de Santo Domingo, expedición al Vietnam, expedición al México de Juárez y, finalmente la guerra del Perú y Chile. Una pol´ñitica exterior engañosa pues estaba muy supeditada a la Francia de Napoleón III.
José Manuel Pareja
José Manuel Pareja y Setién
Lima, 1813-Valparaíso, 1865.
El marino fracasado y la ilustre víctima españolaNació en la Lima colonial al ser hijo de un militar español allá destinado. Ya en España, ingresó en 1827 como guardiamarina en Cádiz. A bordo del buque escuela de la Armada española recorrió el mundo. Sus acciones bélicas se iniciaron en la Primera Guerra Carlista atacando los puertos cantábricos: Irún, Fuenterrabía, Zarauz, Deva, Ondárroa y Santoña. En 1843 bombardeó Cádiz en su lucha contra Espartero. Más tarde fue destinado a La Habana.
En 1864 es ministro de marina y ese mismo año sucede a Pinzón en sus negociaciones con Perú. Ocupa el mando de la fragata Villa de Madrid. Firmó el tratado Vivanco-Pareja en enero de 1865 en dicho buque frente a las costas de El Callao. El 26 de noviembre de dicho año se produjo la pérdida de la goleta Covadonga, lo cual le sumió en una depresión que le llevó al suicidio.
Leopoldo O´Donnell
Leopoldo O´Donnell
Santa Cruz de Tenerife, 1809-Biarriz, 1867.

El emprendedor de aventuras coloniales
De origen irlandés, en la I Guerra Carlista tuvo su fama: la terminó como teniente general. Sin embargo, su relación con Espartero no fue buena, por lo que hubo de exiliarse en 1840 en Francia. En 1841 participó en la intentona fracasada de golpe protagonizada por Diego de León. Por fin volvió a España en 1844 ante el triunfo de los moderados y la expulsión de Espartero. Militar "veleta" pues tan pronto se iba con los moderados como con los progresistas a través de su partido "árbitro": la Unioón Liberal. Entre 1858 y 1863 es su gran época de presidente del Gobierno, con el auge económico y la política exterior expansiva. Tras el paréntesis de Narváez, vuelve al poder en 1865 y debe hacer frente a la guerra. Un mes después del bombardeo cayó en desgracia ante la reina y se exilia a Francia, donde muere al año siguiente.
Méndez Núñez
Casto Méndez Núñez
Vigo, 1824-Pontevedra, 1869
El obstinado y romántico vencedor
Muy joven ingresa en la Armada en El Ferrol. En 1842 desembarcó en la isla ecuatoguineana de Fernando Poo. Intervino en Roma en defensa del Papa ante un motín contra Pío IX. Sirvió en La Habana contra el contrabando y la piratería residual. En 1855 es funcionario eficiente en el Ministerio de Marina. Por su valía fue destinado a Filipinas a defender sus costas ante piratas chinos, persiguiéndoles hastas sus reductos. En 1862 rescató a una tropa española en Santo Domingo.
En 1864, ante la crisis sudamericana, recibe el mando de la Numancia, la gran nave adquirida a Francia. En el Pacífico acorraló a la flota chilena en Abtao, bombardeó Valparaíso y, en El Callao, bombardeó sus torres artilladas sin perder ninguna nave. En 1867 rechazó el ascenso a teniente general que le propuso la reina. Al fallecer, tras ser enterrado en su tierra gallega, en 1883 pasó al Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando.

Eusebio Salazar y Mazarredo

Eusebio Salazar y Mazarredo
Castro Urdiales, 1827-Madrid, 1871

Un diplomático imprudente y poco "diplomático"
Hijo de oficial de la Armada hizo su carrera diplomática. Con apenas 20 años, en 1847, era agregado en la embajada española de Lisboa. Más tarde fue sucesivamente destinado a Nápoles, Costa Rica y Nicaragua. Vuelto a España fue elegido diputado por Laredo en 1857, deshaciendo casi todas las reformas del Bienio Progresista. Buscó reforzar el ejército para recuperar el puesto de España en el mundo.
Volvió a la carrera diplomática en 1863 con destinos sucesivos en Estados Unidos, Bolivia y Perú. Apoyó la ocupación por la flota del almirante Pinzón de las islas Chincha, las islas guaneras del Perú. Salazar y Mazarredo tuvo un atentado en junio de 1864, lo que le hizo huir del país.
Vuelto a España colaboró con el diario conservador La Época. Tras la revolución de 1868 apoyó la candidatura de Fernando de Coburgo al trono español. En su libro La cuestión dinástica defendía la recuperación de Gibraltar por medios pacíficos y la Unión Ibérica entre España y Portugal.
Falleció en su casa de la calle Hortaleza de Madrid, el 19 de febrero de 1871.

9 comentarios:

Cayetano dijo...

Fenomenal entrada, amigo Juan, siempre bien recibida en esta casa.
Veo por ejemplo que traes a grandes personajes de la época, bueno, algunos más que otros. Observo también que traes a la que Valle Inclán tildaba de "flamencota" con "esa expresión, un poco manflota, de las peponas de ocho cuartos." Me refiero a "la reina ninfómana", la que fue iniciada por el general Serrano y que en pago luego contribuyó a largarla del país. También veo al general O,Donnell. Cuentan las malas lenguas que cuando el militar marchaba a tierras africanas le dijo Isabelona "si fuera hombre me iría contigo". Francisco de Asís, alias "Paquita", que andaba por allí dijo "Lo mismo digo, O´Donnell, lo mismo digo."
Un saludo.

Juan dijo...

Gracias por tu siempre grato comentario. Bueno pues espero ir desentrañando ese episodio tan interesante -como olvidado- de la historia española y sudamericana. Imagino que los peruanos los lees por primera vez -yo supe de su existencia por el callejero limeño y por mis paseos por El Callao. Los españoles creo que los conoces como si fuesen de ahora.
Saludos compañero.

Cayetano dijo...

Imaginas bien. Los personajes peruanos que traes son para mí una novedad. Nunca es tarde para aprender.
Un saludo.

CarmenBéjar dijo...

Qué bueno el comentario de Cayetano sobre la historia loca de la corte loca de la loca Isabel II, jejej Una reina siempre rodeada de generalitos dejando de lado a su medio sarasa (o eso decían) marido.

Buena introducción de lo que se avecina después. Antes de comenzar es bueno tener claro quiénes son los protagonistas de todo el cacao.

Un saludo

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

ya nos has descrito el tablero y las fichas... ahora a esperar el desarrollo de la partida que se antoja emocionante... aunque de final conocido...

CAROLVS II, REX HISPANIARVM dijo...

Juan una entrada muy interesante y esclarecedora para dar a conocer un conflicto tan poco conocido, sobre todo, en esta nuestra Espana.

Desconocidos para mi son, sobre todo, los lìderes peruanos.

Me ha gustado lo de reina castiza, la verdad es que le pega, es una de los monarcas màs presentes en el imaginario popular junto a Alfonso XII.

Un saludo.

Juan dijo...

Gracias por vuestros comentarios, Carmen, José Luis y Carolus II. En breve te resolveré la intriga José Luis.

Arturo Gómez dijo...

Hola Juan. Aquí en Perú estos personajes son bastante recordados, excepto Leopoldo O´Donnell. Otro protagonista fue Eusebio Salazar y Mazarredo, el "Comisario Especial y Extraordinario de la Reina" y promotor de la invasión de la escuadra española a las islas de Chincha.

Saludos desde Lima.

Juan dijo...

En efecto Arturo, ese personaje lo desarrollo algo en la siguiente entrada.
Un saludo amigo limeño.