lunes, 12 de agosto de 2013

EL TESORO DE LA FRAGATA MERCEDES Y LA REPRODUCCIÓN DEL SANTÍSIMA TRINIDAD

El Museo Nacional de Arqueología Subacuática de Cartagena
Es muy interesante el Museo Nacional de Arqueología Subacuática (ARQUA), con sede en Cartagena. Expone piezas y, sobre todo, métodos de investigación de esta disciplina. A finales de este año 2013 se abrirá al público parte de los tesoros de la fragata Mercedes. Recordemos como hace un par de años saltó a la actualidad el contencioso del Estado Español con la empresa norteamericana caza-tesoros Odyssey, la cual localizó los restos del buque y logró extraer el tesoro. Tras dura batalla legal, el Ministerio de Cultura ya tiene el tesoro en sus laboratorios cartageneros y en plenas labores de restauración.
En mi reciente visita estival a Cartagena y Alicante pude fotografiar una mínima muestra que se expone en un par de estanterías, en espera de la exposición permanente anunciada.
 
Oro. ¿Pitillera de rape?
 
Gemelos de oro
 
 Monedas deterioradas con la funda de su saco
 
Monedas de plata deterioradas comparadas con algunas restauradas.
Obsérvese las napias afiladas del Borbón ... ¿recuerdan a las de otro Borbón? 
 
 Monedas gravemente deterioradas

El letrero lo dice todo


El preludio de la tragedia de Trafalgar
El 5 de octubre de 1804 llegaba a las costas del sur de Portugal la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, acompañada por los navíos Medea, Santa Clara y Fama. Eran días sin peligro marítimo, pues había paz con Gran Bretaña. La flotilla española llegaba a Montevideo proveniente de El Callao. De la ciudad rioplatense zarpó el día 9 de agosto al mando de don José de Bustamante y Guerra, marino que había acompañado a Malaespina en su célebre expedición científica por los dominios del rey Carlos IV.
Llevaba un riquísimo cargamento en sus bodegas: además de productos textiles, comprendía su carga oro y plata en forma de monedas acuñadas en el virreinato del Perú. Los británicos lo sabían y buscaban un motivo para forzar a España a la guerra. ¿Qué mejor que asaltar el tesoro para que el gobierno de Godoy rompiese las hostilidades?
El enfrentamiento de la flotilla española con la británica fue desastroso. Nada más comenzar el combate saltó por los aires la Mercedes, dejando 249 marineros muertos. Los 51 supervivientes fueron apresados y llevados Gran Bretaña. La guerra estaba servida y tendría su punto culminante en Trafalgar, con el hundimiento de la flota española, yéndose con ella a pique su poder naval secular. Su símbolo fue el hundimiento en dicha batalla del galeón Santísima Trinidad, el Escorial de los Mares.
Los británicos se quedaron con un palmo de narices, pues no pudieron obtener tan rico tesoro, que se fue a dormir el sueño de los justos durante doscientos años en el fondo de las aguas del golfo de Cádiz. El 25 de febrero de 2012, el tesoro de 17 toneladas fue trasladado por dos aviones Hércules del Ejército del Aire desde Florida a la base madrileña de Torrejón. El 30 de noviembre de 2012 se decidió que el tesoro se expondría en Cartagena, en el Museo Nacional de Arqueología Subacuática, donde llegaba el 2 de diciembre de 2012. Finalmente, este mes de julio llegaba a Cartagena el resto del tesoro, pues los muy cucos de los yankees habían dejado una parte del tesoro en Gibraltar. Los británicos lo tuvieron unos pocos meses en l peñón ... ¡doscientos siete años después del intento de robo!
 
Y ... unas fotos más
Y para terminar esta entrada tan fotográfica, expongo las fotos que tomé la semana pasada en mi viaje a Alicante. Corresponden a la reproducción del galeón Santísima Trinidad, el llamado Escorial de los Mares. El galeón fue construido en La Habana con maderas de primerísima calidad. Mandado por Hidalgo de Cisneros, fue apresado por los británicos tras una durísima batalla, los cuales lo abordaron casi por completo destruido y, aunque lo intentaron trasladar a Gibraltar como trofeo, se hundió aguas al sur del cabo de Trafalgar, tras el combate naval. En este verano de 2013 encontré una reproducción del mismo atracada en el puerto alicantino, convertido en un pequeño museo y en un bar. Con la entrada se tiene derecho a una consumición gratis. Si alguien lee esto y está o va a ir a Alicante, ahí tiene un lugar recomendable al que ir.
 
Alimentos de las bodegas para mitigar el escorbuto 


La horrible suerte del herido en combate

Los artilleros ... ¡Fuegoooooooo!

 
Atracados en Alicante


A este fin de copas, cubatas y cañas en la cubierta están mejor destinados estos barcos que sus antepasados gemelos


Otra toma del galeón

Un león marino en la proa ¿daría miedo a alguien?

La popa del Santísima Trinidad 
 
 Y esto fue todo. Saludos

8 comentarios:

Mari-Pi-R dijo...

Cuantos tesoros perdidos y con los años encontrados es todo una maravilla volver a recuperar lo que se hundió en el mar en su día.
El galeón Santísima Trinidad, es muy bonito sobre todo la popa.
Un abrazo

Juan dijo...

Hola Mari-Pi-R.
Pues sí que es una maravilla admirar este tesoro, lo venía deseando desde que dijeron que lo expondrían al público. La pena es que hasta fin de año no se expondrá en su mayor parte. Igual me ha sucedido con el submarino de Isaac Peral, que está a punto de restaurarse, pero también llegué muy temprano. En fin...
Sobre el Santísima Trinidad te diré que lo vi una tarde. De noche me han dicho que es mejor aún, con la gente tomando sus copas en el interior. Una visita curiosa.
Pues nada, fiel seguidora de mis blogs, que sigas disfrutando del aún largo verano.
Un cordial saludo.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Leí hace tiempo que la réplica del Santísima Trinidad, en realidad no es tan perfecta, pues esta montada sobre el casco de un buque moderno.
Sea como sea no deja de ser imponente.
Un saludo.

Juan dijo...

Hola DLT ¡¡¡cuánto tiempoooo!!! Pues sí, es lógico lo del Santísima Trinidad, de ser una una nave no tan perfecta. Hoy sería imposible encontrar tan buenos artesanos como los de antaño, usando esas maderas nobles de América y con las miasmas técnicas. Y de poder encontrarlos costaría una fortuna hacer una copia tan perfecta. De todas formas en curioso visitar la nave y hacerse una idea de cómo serían aquellos "transatlánticos" de la época.
Un abrazo DLT y muchas gracias por tu visita.

Descubre Irlanda/Europa Napoleónica dijo...

Gran artículo. Por fin descansan los restos de la fragata 'Nuestra Señora de las Mercedes' en España.

Especial recuerdo a 'La Medea', buque insignia de la escuadra española, desde donde el capitán Diego de Alvear y Ponce de León fue testigo de la dramática muerte de su esposa y sus siete hijos, junto a la pérdida de toda su fortuna, calculada en unos 51.000 pesos.

Tras plantar resistencia al ataque inglés, las otras tres fragatas españolas fueron capturadas por los navíos ingleses. Tales eran los daños sufridos en las arboladuras y en los cascos que hasta el 12 de octubre (1804) no pudieron partir hasta Inglaterra.

Juan dijo...

Hola Descubre Irlanda. En efecto, creo que el tesoro expuesto en Cartagena es un homenaje a aquellas víctimas inocentes de niños y otros civiles. Creo que su recuerdo ya no se perderá nunca.
Gracias por tu comentario tras tanto tiempo.
Un saludo y que disfrutes de lo que queda de verano.

Cayetano dijo...

Ya veo que has tenido una intensa actividad fotográfica y reportera, aprovechando las visitas de Alicante y Cartagena. ¿Sigue en obras de restauración el teatro romano de Cartago Nova? Cuando estuve allí hace un par de años andaban metidos en faena.

Un saludo.

Juan dijo...

Hola Cayetano, ¿qué tal esas vacas? imagino que bien. En efecto, visité el teatro romano y está muy bien dispuesto para el público. Tiene una buena explicación en un buena zona arqueológica. Se ve perfectamente la iglesia destruida por los bombardeos franquistas. Esa zona del casco viejo está muy organizada por una empresa de museos: explota un parque arqueológico, unos refugios antiaéreos, el teatro y su conjunto, etc. Tiene un buen programa museístico para aprovechar la historia de Cartagena, además de los museos estatales de la Armada y el citado de arqueología subacuática. Amén de sus construcciones modernistas por la ciudad.
Muchas gracias por tu comentario Cayetano.