jueves, 9 de julio de 2009

UN VIAJE SINIESTRO HACE AHORA 73 AÑOS

PRÓLOGO
Al iniciarse el verano de 1936 España tenía un estado republicano, democrático y laico. Llevaba cuatro meses de andadura su tercera legislatura tras la elecciones de febrero de ese año, ganadas por la coalición de izquierdas: el Frente Popular, para frenar el auge de la extrema derecha. Nada más conocerse el resultado, esta extrema derecha ya empezó a organizarse para intentar un golpe de estado.
Tras destinar el nuevo gobierno a los generales Mola y Franco a Pamplona y Tenerife respectivamente, para alejarlos de la capital, hubo una reunión de generales golpistas el 8 de marzo en Madrid. La reunión fue en la calle del General Arrando nº 19, en el madrileño barrio de Chamberí. Mola y Franco asisitieron antes de partir a sus respectivos "destierros". Los asistentes, entre los que se encontraban Fanjul, Orgaz y Varela, acordaron preparar un golpe en un momento cercano. Todos sabían que el ejército de África era fundamental, como se había demostrado en los sucesos de Asturias de 1934. La primavera fue muy conflictiva, con violencia por ambas partes, derecha e izquierda. El general Mola desde Pamplona era "El Director" de la conspiración, donde tenía un ambiente propicio, pues la ciudad era un nido de requetés y carlistas.
EL INICIO DE UNA IDEA PERVERSA
El sacerdote Ángel Herrera Oria viajó a Ceuta a entrevistarse con Yagüe el 28 de junio. Discuten como implicar a Franco en la conspiración. Se acordó presentarle un avión en Canarias para llevarle a la península ante hechos consumados. El 1 de julio llegaba Oria a Pamplona para informar a Mola.
El día 4 se entrevistó en el Café Royalty de Biarritz con el financiero Juan March. Por la tarde March visita a Luca de Tena, el director del diario monárquico y conservador ABC, para que busque el avión.
El día 6, Luca de Tena ya está en París y llama por teléfono al ingeniero aeronáutico Juan de La Cierva, que está en Londres.
El día 7 se reunen ambos en París. El aviador y corresponsal de ABC en Londres: Luís Bolín encuentra el avión en Londres.
El día 8, por la tarde se convenció al aviador británico Polard para ir con su hija y una amiga de viaje turístico a las islas Canarias.
El día 9 se contrató al piloto: el capitán británico Bebb, el cual no sabría nada hasta el final del viaje.
El día 10 se tramitó el pago.
Protagonistas (izquierda a derecha):
Luca de Tena; Bolín, La Cierva y March.
El avión contratado: el "Dragón Rapide"
expuesto en Madrid (Museo del Aire, Cuatro Vientos).

EL VIAJE QUE FAVORECIÓ LA TRAGEDIA

El 11 de julio, a las 7,15 de la mañana despegó el avión del aeropuerto londinense de Croydon. El día era muy revuelto en el Atlántico y galerna en el Cantábrico español. A las 10,30 aterriza en Burdeos. Tras hora y cuarto vuelve a despegar pero, tras ver el mal panorama en la costa cantábrica, se decide volver y aterrizar en Biarritz a las 14,45. A las dos horas deciden reanudar el vuelo rumbo a Oporto, donde aterriza a las 20,15 horas.

El día 12 despegan a las 9, para llegar a Lisboa a las 10,10. Los ingleses aprovechan para conocer la capital portuguesa. A las 16,15 despegan y llegan a las 20,30 en Casablanca. Se alojaron en el lujoso Carlton.

Ese día fue muy complejo: rumores de golpe en las tertulias de Madrid, maniobras del ejército de África en Marruecos (Llano Amarillo-Ketama), Mola ultimaba sus planes mientras disfrutaba de los Sanfermines pamplonicas. Esa tarde montó en cólera al responderle Franco: "geografía poco extensa", forma de decir no a la conspiración. Pero, a las pocas horas caía asesinado en Madrid el teneinte Castillo, de la Guardia de Asalto. La madrugada del 13, sus compañeros secuestran y asesinan a Calvo Sotelo. Al día siguiente Franco, impresionado, decide sumarse a la rebelión. Era el hecho consumado que se buscaba para convencerlo.

El día 13 es turístico. Por la tarde conocen la noticia del asesinato de Calvo Sotelo. Bolín quedaría en Casablanca y los ingleses seguirían a Canarias.

El día 14 a las 8 de la mañana despegaron para llegar a las 12 a Cabo Jubi, el fuerte español en el Sáhara. Esta escala levantó las lñogicas sospechas en la guanición. El despegue rumbo a Las Palmas fue a las 13,30, llegando al aeropuerto de Gando a las 14,40. Los turistas partieron en un vapor a Tenerife.

El día 17, Franco viaja a las Palmas desde Tenerife para acudir al entierro del recien fallecido general Balmes. Ese viernes, por la tarde, se produjeron los tiroteos de Melilla (intento de detención en la Comandancia Militar de la Plaza ante una reunión de golpistas en la misma) y que dieron lugar a la guerra civil.

La madrugada del día 18 Franco, en Las Palmas, decretó el estado de sitio, aunque de manera ambigua. Se ha llegado a decir que tenía una coartada para presentarse como un represor del golpe en caso de fracaso. A las 14 horas despegó en el Dragón Rapide rumbo a Agadir, a donde llega a las 17. En el vuelo se vistió de civil, pues estaría en territorio francés. A las 18 horas despegó rumbo a Casablanca, donde llegó a las 21,15, ya de noche cerrada. Esa jornada ya había sido sangrienta en España, incluso en Tetuán, capital del Protectorado Español de Marruecos, dónde unos aviones republicanos bombardearon por error casas civiles del barrio musulmán ocasionando 15 muertos civiles y 40 heridos. Sólo algunos imanes lograron aplacar la tensión de la población contra los españoles.

El día 19 de julio, a las 5 de la madrugada, despegó el avión de Casablanca rumbo al aeródromo tetuaní de Sania Ramel, al que llega a las 7 de la madrugada. El viaje había terminado. La guerra civil era un hecho...pero eso es ya otra historia.

Nuestro avión despegó dos horas más tarde rumbo a Marsella. Tras unos días transportando personas del bando rebelde, regresó a sus angares de Croydon a inicios de agosto. Tras la II Guerra Mundial, voló por última vez el 22 de agosto de 1947. El Gobierno español lo obtuvo en 1955. Tras su restauración se instaló en el Museo del Aire en Cuatro Vientos-Madrid.

En 1986, con motivo del 50º aniversario del golpe militar franquista, se rodó la película Dragón Rapide, que fue un éxito. Las caracterizaciones de los personajes son espléndidas, destacando sobre todo la actuación del genial Juan Diego en su papel de Franco.

Película Dragón Rapide, 1986

Buen resumen de los acontecimientos ocurridos es el libro ya antiguo de González Betes publicado en 1987.

5 comentarios:

Cayetano dijo...

Muy buena entrada, Juan. Muy bien documentada. Además has hecho algo inusual: remontarte unos cuantos días antes del golpe para coger velocidad en la explicación del golpe que derivó en guerra.
Al principio, como vemos, Paquito era uno más entre los conspiradores de la conjura militar. Pero por obra de la casualidad -¿quién sabe?- una serie de acontecimientos, accidentes de avión de Sanjurjo y Mola, le dejaron el control absoluto de las operaciones en sus manos.
Antiguamente, para celebrar tamaña felonía, se cobraba la extraordinaria de verano el 18 de julio.
Un saludo.

Cayetano dijo...

Se me olvidaba, estimado colega:
Todas las conexiones que he hecho a Internet desde el 2 de julio han sido a través de zona wifi de hoteles.
El módem usb de Orange que me compré no tiene cobertura donde estoy. Es decir: me han timado. Por lo tanto, hasta el día 17 o 18 que regreso puede haber retrasos considerables en comentarios y entradas.
Saludos y a disfrutar del verano.

Juan dijo...

Paca la Culona, que tras el 1º de octubre del 36 sería "Su Excremencia el Criminalísimo" era un tipo secundón, inseguro, con fama de inútil y raro, incluso entre sus correligionarios. Incluso se llegó a decir que, en caso de fracaso, estaba dispuesto a ponerse al servicio de la República para reprimir a los golpistas. El colmo de eso de "nadar y guardar la ropa". El que se lo curró fue Mola, en sus negociaciones difícilespara atraerse a los carlistas vasco-navarros. Su accidente en 1937 tranquilizó a Franco. La muerte del golpista de 1932: el León del Rif (Sanjujo) también fue un momento estelar para él. Por último, sus campañas de África (cuyo único mérito fue llevarse un tiro en El Biutz, cerca de Ceuta) y, en 1934, en sus ataques a los mineros de Asturias (a los que, a pesar de los moros y legionatas, le fué muy difícil doblegar), le forjaron una leyenda de "Caudillo, único vencedor del comunismo en campos de batalla", que le fué útil a la oligarquía financiera, derechona, fachas sociológicos, y demás ralea de ese conglomerado que se dijo "Movimiento Nacional", para tener su icono o mito, y para decirle al pobre Juan de Borbón que "Paquito" les guardaba la "finca" mejor que Su Alteza real, el heredero del último Borbón de España en esos momentos.
Muy de niño (debía de tener yo unos 7 u 8 años, o sea que sería el verano del 67 o del 68) de paseo con mis padres por La Granja de San Ildefonso, en un 18 de julio, estaba su menda mientras la gente veíamos las fuetes funcionar.
Gracias por tu comentario Cayetano, y sigue disfrutando de tus Extremas y Duras vacaciones.

Jorge Bedregal La Vera dijo...

Excelente narracion Juan. La tragedia tiene que ser recordada para que nada ni nadie sea olvidado.

Juan dijo...

Gracias Jorje por tu visita, la función de la historia más reciente es la de recordar la vida de nuestros padres y abuelos, con sus luces y sus sombras para aprender de ellas. En el caso español, desde luego que sí, la historia de la guerra civil debe tenerse muy en cuenta, máxime cuando aparecen niñatos con ínfulas ultraderechistas y xenófobas. Similar el caso alemán con su tragedia del nazismo y los sufrimientos que trajo consigo.
Saludos.